Consejos

El alquiler, la solución millennial para tener un hogar

Las múltiples dificultades que tienen los millennials darían para escribir un libro entero. Pero no tenemos tanto espacio, ni queremos que te aburras con nosotros. Lo que si es importante es profundizar en uno de los grandes problemas de este siglo y de la generación que lleva tiempo afianzándose en el mundo laboral y en consecuencia, debe iniciar su vida. Todos sabéis que para iniciar un proyecto vital diferenciado del de los padres, es necesaria una vivienda, o cuanto menos, un sitio para vivir. Está claro que la crisis económica o la sucesión de circunstancias adversas es el hábitat en el que ha crecido un millennial. Por eso, el alquiler ha sido una de las formas más típicas para iniciar ese proyecto lejos del nido. El otro ha sido seguir viviendo con los padres.

¿Por qué el alquiler?

Básicamente, porqué no hay dinero para comprar un piso, y después de la crisis de 2008, los bancos cerraron el grifo y el paraíso crediticio. Así que ya ves a una generación entera, buscando información para saber cuanto dura un contrato, cómo se hace o qué condiciones se deben cumplir. Porqué te preguntarás si es que en el mundo millennial no existen los abogados o los asesores inmobiliarios, y la respuesta es que sí que existen, pero suficiente tienen con tener que hacer cuentas casi al día para poder pagar el alquiler, como para ir incrementando la factura a fin de mes.

Probablemente, la falta de recursos propios sea una de las explicaciones más claras por la que se ha optado por el alquiler, pero sin duda, no la única. Con la digitalización y la progresión agigantada de las técnicas y de la tecnología, como la implantación del teletrabajo como una opción, hacen que el alquiler de un piso también sea muy interesante para poderte mover. Paralelamente a todos estos cambios, la definición de familia, también ha sufrido grandes modificaciones y por tanto, la existencia de nuevas tribus urbanas como los solteros y solteras, encantados de serlo para siempre o la caída en picado de la natalidad, configuran nuevas necesidades habitacionales de una magnitud diferente. Lo que si que es una máxima que reina para todos, es la necesidad de un alquiler seguro integral.

Otras opciones clásicas y modernas

En esta aventura de hacerte con un hogar a la altura de tus expectativas, juegan otras formas algunas inviables por la necesidad de capital y otras simplemente denigrantes porqué nos vuelven a los tiempos de las colonias industriales y el hacinamiento y explotación.

Por una parte, la compra de un piso a través de una hipoteca, sin la ayuda de un familiar que aporte el capital inicial necesario se hace realmente difícil. Solo algunos millennials afortunados, ya sean por su gran capacidad ahorradora o por haber iniciado antes su andadura laboral, lo pueden hacer. Las condiciones iniciales que los bancos ponen son muy difíciles para la mayoría, en consecuencia, el alquiler ha triunfado como forma de buscar una vivienda.

Pero hay una nueva forma, algunos dicen que en tendencia, que es a esto que los modernos llaman coliving, que no es otra cosa que la construcción de edificios donde tienes integrado el trabajo. Está pensado para autónomos, pequeñas start-ups que empiezan o jóvenes estudiantes. Es una comuna, puesta al día en lo inevitable. Quiere decir un lugar donde confluyen los espacios de trabajo, de recreo y ocio y una habitación donde dormir. Aunque hayan renovado el concepto y ahora se designe con una palabra en inglés, nos recuerda demasiado a una colonia industrial, donde trabajadores compartían todo el tiempo con sus compañeros, ya que vivían integrados dentro de la fábrica.

¿Que te parece?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry