Planeta Tierra

5 productos antiguos que ahora son ecológicos

Todo producto ecológico es aquel que se elabora a partir de materias primas naturales, las cuales se degradan paulatinamente hasta integrarse completamente con la tierra, restituyendo componentes básicos y nutrientes. También, forman parte de ello aquellos productos reciclables, es decir, que pueden transformarse en otros o que puedan ser reutilizables. Un ejemplo es el papel pintado compostable.

Productos contaminantes y ahora ecológicos

El calentamiento global es una realidad; estudios científicos han demostrado que la acumulación de productos no biodegradables contaminan el medio ambiente e interrumpen el ciclo de vida del planeta.

La contaminación de las fuentes de agua con desechos tóxicos ha mermado la calidad del planeta y pone en riesgo la supervivencia humana. El aire contaminado con las emisiones de dióxido de carbono lo hace irrespirable y dañino para el ser humano.

Por estas y otras razones, la Organización Mundial de la Salud se ha tomado muy en serio estos hechos y los gobiernos del mundo han actuado en consecuencia. Diferentes leyes han surgido para defender el planeta y obligar a la fabricación de productos que sean amigables con el ambiente.

Para que esto sea posible, los componentes deben ser biodegradables y con capacidad de desintegrarse rápidamente. Aquí, tienes una lista de los 5 productos que han debido cambiar su composición y transformarse en ecológicos.

  1. Jabones y detergentes
    El triclosan es un agente desinfectante que ha estado presente en la mayoría de los productos de higiene personal diaria. Este componente no es soluble en agua y termina contaminando las aguas. Actualmente, se ha eliminado y ahora puedes conseguir tus jabones y detergentes biodegradables.
  2. Plásticos y envases
    Todos los plásticos que se han venido utilizando en bolsas y envases de todo tipo están conformados por micropartículas no biodegradables. Hoy día, los plásticos han sido modificados para permitir su degradación.
  3. Fertilizantes
    El uso de estos productos en dañino para la vida acuática y, como consumidor final, para la especie humana. El compostaje natural se ha reinventado como alternativa.
  4. Pinturas y acrílicos
    Son mortales para la vida marina. Aunque los utilicemos en lo más alto de la montaña, los microelementos son arrastrados por las lluvias hasta el lecho marino, donde llegan intactas sus toxinas. Ahora, puedes conseguirlos ecológicos.
  5. Papeles y tapices decorativos
    En tiempos previos a 1970 los papeles decorativos utilizados en el recubrimiento de paredes estaban fabricados con elementos no biodegradables, como las resinas y polímeros. Desde tal fecha en adelante, han surgido materiales 100% biodegradables y, por tanto, ecológicos. Ahora, son muy buscados como alternativa a las pinturas tradicionales no orgánicas.

Papel pintado compostable, la gran solución

La gran alternativa para decorar nuestro hogar y evitar el uso de materiales «sospechosos» es el papel pintado compostable. Este tipo de papel es fabricado con elementos de origen 100% vegetal y totalmente biodegradable. No se utilizan colas ni agentes contaminantes.

Para el estampado del papel pintado compostable no se utilizan colorantes artificiales y resaltan los colores naturales de las fibras vegetales.

¿Cambios en profundidad que nos llevan a un mundo mejor?

Sin duda, todos los cambios hacía una vida mucho más sostenible y que nos permite mantener una huella ecológica más controlada es buena noticia.

Si con la pandemia pudimos descubrir que los indices de contaminación bajaban de forma considerable, podemos también pensar que gracias la tecnología podemos preservar nuestro planeta tierra de una forma más eficiente, llegando a conseguir que las cosas que hasta ahora creíamos que eran del todo posible pueden convertirse en realidad.

Al final no se trata de dejar de utilizar o consumir aquello que nos gusta o nos hace felices, más bien se trata de buscar la manera de que nuestro consumo sea sostenible y no efecto al planeta tierra. En este sentido, todos los caminos serán buenos para conseguir que los objetos cotidianos que son esenciales para todas las casas sean mucho más ecológicos.

Ante las diferentes dudas que pueden aparecer en el sentido de que podemos hacer localmente para ayudar al medio ambiente, un consumo de estos productos más ecológicos puede ser una buena cultura de consumo del comprador final, de esta forma incentivamos a las empresas que si han realizado el cambio hacía una cultura más sostenible, y obligamos con nuestra elección a las empresas que no han querido hacer el cambio a espabilar.

¿Que te parece?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry