Antaño

El pene sueco de 52 centímetros y 3000 años de antigüedad

La fertilidad ha sido históricamente uno de los temas en que la humanidad más energías han gastado y de forma más intensa. No era para menos, cuando la humanidad jugaba diariamente con la muerte, y poder tener descendencia marcaba la fina linea entra la supervivencia de la tribu o su desaparición, todo aquello que pudiera ayudar a que nacieran más y mejores miembros de la tribu era algo que merecía la más alta de las atenciones.

Pero esto no solamente ha pasado en aquellos lejanos tiempos, también pasa en la actualidad. Una de las industrias médicas que más ingresos genera es justamente todo lo relacionado con los tratamientos de fertilidad. La ciencia consigue que aquellas personas que no podían tener descendencia ahora si que pueden.

Por ello, no debe sorprendernos que en épocas pasadas en las que la ciencia ni tan solo existía como tal, se utilizaran otros métodos para aumentar la fertilidad.

Un descubrimiento de 52 centímetros de altura

Así, un grupo de arqueólogos suecos han descubierto un pene de piedra de 52 centímetros de altura, que perteneció a la edad de bronce. Concretamente esta «pieza» dataría de entre el 1800 y el 500 a.C.

Esta curiosa escultura fue descubierta casualmente durante unos trabajos de construcción en Rollsbo, cerca de Gotemburgo. La arqueóloga Gisela Ängeby inicialmente pensó que se trataba de una piedra de pavimentación.

Pero al observar más toda el área se dio cuenta de que se encontraban en un centro de sacrificio ceremonial. En el lugar había huesos de animales y restos de carbón. Parece, pues, que el yacimiento que ahora están investigando había sido dedicado a hacer sacrificios, concretamente ritos de culto a la fertilidad.

Los órganos sexuales y los rituales religiosos

La representación de los órganos sexuales en las sociedades primitivas siempre estuvo muy unida a los rituales religiosos. Por lo tanto, encontrar un pene de piedra no es algo extraño.

Los órganos de reproducción femeninos y masculinos se representaban de manera generalizada en los rituales para pedir una mejor fertilización de la tierra, una óptima caza, una buena cría de animales, la continuidad de la especie e incluso la salida del sol cada día.

El pasado de nuestra especie está salpicado de montañas, cuevas, formaciones rocosas y objetos de arte que hacían referencia a los reinos mágicos de la fertilización. Nuestros antepasados intentar entender a través de la sexualidad los misterios de la vida y la muerte de todas las especies que viven en el planeta.

¿Que te parece?
Like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry